No pedirán tercer juicio contra agente de frontera que dio muerte a mexicano

Araceli Rodríguez (2i), madre del joven asesinado José Antonio Elena Rodríguez, y su abuela Taide Elena (d) hablan junto a la abogada Isabella García. EFE/Archivo

Tucson (AZ), 5 dic (EFEUSA).- El Departamento de Justicia estadounidense no solicitará un tercer juicio contra del agente de la Patrulla Fronteriza Lonnie Swartz, quien en el 2012 dio muerte de varios disparos a un joven mexicano a través de la barda limítrofe en Arizona, dieron hoy a Efe familiares de la víctima.

“Los abogados vinieron hasta nuestra casa aquí en Nogales (México) ayer y nos dijeron que no llevarán a cabo un tercer juicio “, indicó Taide Elena, abuela de José Antonio Elena Rodríguez, el joven que resultó muerto en el lado mexicano de la demarcación.

La abuela mencionó que la única razón que les dieron es que no existe un precedente legal para llevar a cabo el tercer juicio, ya que un jurado declaró no culpable del cargo de asesinato involuntario a Swartz el pasado 21 de noviembre.

No obstante, en el mismo proceso no pudieron llegar a una decisión unánime sobre el cargo de asesinato voluntario.

“Lo que nos dijeron es que, como el jurado dejó pendiente el cargo más grande y eliminó el cargo más chico, no hay ningún recurso legal para poder hace el tercer juicio”, dijo Elena en entrevista vía telefónica.

“Si hubiera sido al revés nos dijeron que entonces sí se hubiera podido”, agregó.

La familia dijo no estar sorprendida con esta noticia, ya que era algo que “esperaban”.

“Desde el primer juicio no estuvimos de acuerdo con que la fiscalía aceptara que José Antonio estaba tirando piedras, eso es mentira, no hay pruebas de ello”, remarcó la abuela.

Taide Elena aseguró que la familia ahora se concentrará en seguir el caso civil, que ya se encuentra en las cortes estadounidenses.

“Algo que aprendimos en todo este proceso es que no hay justicia en EE.UU si eres mexicano,” lamentó la mujer.

Por su parte, Richard Boren, representante de la Red de Víctimas de la Patrulla Fronteriza, dijo a Efe que iniciaron hoy una intensa campaña en las redes sociales pidiendo a la gente llamar y presionar al Departamento de Justicia para que continúen con un tercer juicio.

Según Boren, se estableció una nueva audiencia en la corte federal en Tucson para el 13 de diciembre, donde se discutirá este tema.

De acuerdo con el testimonio presente ante la corte, en 2012 Swartz hizo 16 disparos en menos de 34 segundos a través del muro fronterizo impactando al menor de 16 años de edad, que se hallaba en el lado mexicano.

Elena Rodríguez recibió ocho impactos de bala en la espalda y dos en la cabeza que le causaron la muerte.

La defensa argumentó que Swartz temió por su vida y la de otros agentes que se encontraban en el lugar, ya que estaban siendo atacados con piedras desde el lado mexicano.

Aseguró que Elena Rodríguez estaba ayudando a escapar de las autoridades a un grupo de traficantes de drogas.

El pasado mes de abril, durante un primer juicio en contra del agente fronterizo, un jurado federal lo declaró no culpable del cargo de asesinato en segundo grado.

Este es el primer caso en el que un agente de la Patrulla Fronteriza recibe cargos de homicidio por un crimen transfronterizo.

Contenido relacionado

Acusan de asesinato a agente que confesó haber matado 4 a mujeres en Texas

Austin (TX), 5 dic (EFEUSA).- El agente de la Patrulla Fronteriza (CBP, en inglés) Juan David Ortiz ha sido imputado hoy de asesinato por un jurado del condado de Webb, en Texas, tras haber confesado que mató a cuatro mujeres en septiembre en la ciudad de Laredo.

El fiscal del condado texano de Webb, Isidro Alainz, explicó en una rueda de prensa que su oficina buscará la pena de muerte como sanción para el agente, que, según sus palabras, “se aprovechó de los débiles, los enfermos y los vulnerables”.

Ortiz, de 35 años, cometió su primer asesinato el pasado 3 de septiembre, fecha en la que recogió a Melissa Ramírez, de 29 años, y la llevó hasta las afueras de la ciudad para disparar varias veces contra ella, antes de dejarla abandonada en un descampado.

Días después, el sospechoso empleó el mismo patrón para acabar con la vida de Claudine Ann Luera, de 42 años; y de Jane Doe, una mujer transgénero que fue identificada oficialmente como Humberto Ortiz.

La suerte para el exagente de la CBP cambió el 14 de septiembre cuando recogió a Erika Peña, a la que ya conocía previamente y a la llevó a su casa en el norte de Laredo.

Según el testimonio de Peña, el acusado comenzó a actuar “de forma extraña” cuando ella mencionó la desaparición de su amiga, Melissa Ramirez, por lo que Ortiz decidió sacarla del domicilio y secuestrarla en su coche a punta de pistola.

Peña consiguió escapar y mientras corría hacia un policía estatal que estaba cargando combustible en una gasolinera cercana, Ortiz se marchó.

Finalmente, el patrullero fue detenido y encarcelado el 15 de septiembre, momento en el que confesó el asesinato de otra víctima más, cuya identidad no se ha revelado.

Desde entonces, ha estado en prisión preventiva con una fianza de 2,5 millones de dólares.

Las autoridades explicaron que todas las víctimas conocían previamente a Ortiz y que él buscaba aprovecharse de personas vulnerables en las comunidades que no le gustaban, como por ejemplo gente con adicción a las drogas o el alcohol o que estaban involucradas en el trabajo sexual.

Por el momento, el juez del condado de Webb no ha fijado una fecha para la vista en la que se conocerá la sanción definitiva.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion