Nicaragua celebrará la revolución sandinista con Cuba, Venezuela e Irán

En la imagen, miles de simpatizantes sandinistas. EFE/Jorge Torre/Archivo

Managua, 11 jul (EFE).- El Gobierno de Nicaragua anunció este jueves que celebrará el aniversario 40 de la revolución sandinista, el próximo 19 de julio, con delegados de Cuba, Venezuela e Irán, entre otros países, en medio de la peor crisis sociopolítica local en décadas.

Delegados de cerca de 30 países ya han confirmado su presencia en la Plaza de la Fe, en el norte de Managua, informó la vicepresidenta Rosario Murillo, a través de medios del Gobierno.

Murillo no dijo si al igual que en 2018 no asistirá ningún jefe de Estado, ni si regresará la nobel de la Paz guatemalteca Rigoberta Menchú, quien se ausentó el año pasado, cuando recién iniciaba la crisis que mantiene enfrentado al presidente Daniel Ortega y una aparente mayoría de nicaragüenses.

«Nos estamos convocando para reunirnos en la Plaza de la Fe de mañana en ocho, para dar las gracias a Dios, en primer lugar, por 40 años de luchas y de honor», anunció la también primera dama nicaragüense.

El aniversario de la revolución del 19 de julio de 1979 es la fiesta anual más grande que los sandinistas, en memoria de la caída del dictador Anastasio Somoza Debayle, suceso que llevó a Ortega a gobernar Nicaragua de 1980 a 1990, antes de volver al poder en 2007.

Ortega, quien vivía con Murillo en Costa Rica cuando triunfó la revolución de Nicaragua, es comparado con Somoza desde el estallido social de abril de 2018, debido a los ataques armados del Gobierno contra la población, con saldos letales, aunque en este caso los civiles no portan armas, según informes de organismos humanitarios.

La primera dama dijo que el Gobierno de Ortega celebrará «40 años de infinita paciencia, prudencia, sabiduría, serenidad, reconocimiento, porque sabemos reconocer a nuestros héroes».

«Somos artesanos de la paz, del cariño, de la libertad. La mayoría infinita de nicaragüenses lo que quiere es paz», agregó.

La crisis de Nicaragua ha dejado 326 muertos en 15 meses, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organismos locales cuentan hasta 594, y el Gobierno reconoce 200.

La CIDH ha denunciado que el Gobierno de Ortega ha cometido crímenes «de lesa humanidad» en medio de la crisis.

La Organización de los Estados Americanos (OEA) tiene en marcha un proceso de aplicación de la Carta Democrática Interamericana contra Nicaragua por rompimiento del orden constitucional, que de ejecutarse la suspendería del organismo.